Lo que soy en primera persona

En este espacio os quiero hablar yo misma de mi. Quien soy en primera persona. Es mi historia, la que me ha traído hasta aquí, de la que soy dueña. Es echar la vista atrás para ver cómo una simple clase de gimnasia rítmica me ha traído hasta mi pasión por la Danza y especial por el Flamenco. Cómo llego hasta otras disciplinas como el teatro, y las miles de formas de expresión artística del hombre. Y es que la vida, va llevándonos paso a paso en un viaje apasionante a través de la experiencia hasta las raíces de aquello que anida en nuestro interior, como la más profunda vocación… La mía: bailar.

Mónica Tello

Mi historia en primera persona

Es extraño pensar cómo mi historia profesional se remonta a cuando tenía seis años. Mi carrera como bailarina se inició de una manera prematura. Mi madre me apuntó a clases de Gimnasia Rítmica, y ellas en ya despuntó una sensibilidad especial por la música y la expresión de mi cuerpo.

Con sólo catorce años, ya estaba en Madrid, preparada para estudiar la carrera de Danza Clásica en el conservatorio de Danza. Lo logré. Terminé mis estudios de Danza Clásica y fue entonces cuando mi mentor, Agustín Velázquez me habló de la Danza Española. Un registro especial, diferente al clásico.

¿Sabéis qué sucedió?

Lo inevitable. Pronto mi alma empezó a sintonizar con las raíces de la danza española. Mi temperamento emitía señales en la misma sintonía que nuestra danza nacional. Más tarde llegaría el flamenco, con el que conecto totalmente a nivel emocional. Una simbiosis que me hace libre, que me permite expresar muchos más sentimientos. De ahí nace la danza de calidad. No es ejecutar movimientos uno tras otro. No es coordinar. Es mucho más. Es arte, y el arte es expresar.

Con 25 años descubro las danzas Orientales, lo que me lleva a crear un estilo de Danza nuevo, que poco más tarde ya se impartiría en las escuelas de todo el mundo. El Teatro y la interpretación llegan a mi vida para quedarse. El uso de otros lenguajes de comunicación y expresión. El hermoso descubrimiento de la voz humana me hace adentrarme en otro nuevo proyecto, en el que pretendo unir todo lo hasta ahora aprendido, La Casa de Bernarda Alba. Teatro, Música, Danza, Flamenco y mucho más.

Etapas. Pasos. Fases. Hasta llegar a lo que soy hoy. Una profesional de la danza. Alguien que se dedica a su pasión. Esa es mi fortuna. Investigo, participo en festivales, tengo mi propia compañía, imparto clases a todos los niveles, talleres especializados, organizo eventos relacionados con la danza, presento el flamenco a extranjeros y desarrollo mi lado creativo con mis propias creaciones y espectáculos. Muchas expresiones de un mismo concepto.

Esa es Mónica Tello. O al menos así es como yo me veo. Una artista que se proyecta en sus propios espectáculos, en sus alumnos y en su público. Quizás el arte sea eso: darse.

Guardar