Primera semana del año 2020, pensando en los sueños del nuevo año, en Jaraiz de la Vera, Cáceres, y leo: Entrevista en el periódico de EXTEMADURA sobre el libro Flamenco y Cine: leer la entrevista AQUI

Leo mi nombre y con agradecimiento a la vida por haberme cruzado con Carlos y Anita, me doy cuenta de que mi sueño se tiene que cumplir: Quiero llevar la Casa de Bernarda Alba al cine. Y contar una historia preciosa que corre como río debajo de cada palabra escrita por el poeta.

Carlos Aguilar y Anita Haas, han escrito un libro sobre Flamenco y Cine. Asistí a la presentación del libro invitada por los autores. Y quedé maravillada. Todo apunta a que mi sueño se haga realidad algún día.Sobre la presentación del libro en Casa Patas: Más info Aquí

En el post sobre la presentación, cuento como conocí a Carlos y Anita y enlazo sobre ellos, pues son verdaderamente interesantes sus carreras como escritores y en el caso de Carlos experto crítico cineasta, por lo que me limito a agradecer y a contar uno de mis sueños.

Hoy doy gracias a Carlos Aguilar y Anita Haas por dar visibilidad a mi trabajo. Llevo en la escena Madrileña, con un trabajo Teatro Flamenco, La casa de Bernarda Alba, pronto hará dos años. El éxito se debe principalmente al trabajo realizado con estudio y respeto hacia el poeta, a la idea que surge de años de dedicación al arte, y al talento de todo el equipo que llevo.
Existía una posibilidad para el flamenco en el teatro: un lenguaje teatral tan potente como la palabra. Único, capaz de llevar al espectador a las emociones de los personajes y empatizar con ellos a través del lenguaje universal de los sentimientos.

De eso sabe mucho el flamenco, sabe por su propia historia de pasiones, de deseos, de lamentos, así se creó para la obra un lenguaje tan potente o más que la palabra, una banda sonora para cada personaje.La banda sonora de La Casa de Bernarda Alba – Mónica Tello composición del guitarrista Rafael Salinero, es un elemento indispensable que colorea el paisaje andaluz de Federico García Lorca.
Pues….¿No es acaso la voz humana lo más parecido al alma? ¿No es acaso el flamenco el cante del alma? ¿No cuenta el flamenco con pocas palabras una historia que se cuenta así misma?
¡Claro que sí! Que no hay que contar mucho más cuando la guitarra suena y te advierte de un “ayeo”, de un lamento,o un “lerele”, que ya por sí sólo tiene más poder de comunicación que un tratado sobre la tristeza o la alegría.

Personalmente llevo trabajando en un programa Americano llamado “Flamenco Experience” un programa divulgativo sobre este arte flamenco único y especial, el que durante 10 años, miles de Americanos han aprendido a ver el flamenco como el arte soberano que es. a la vez que mostramos la identidad del flamenco, aprendemos, yo personalmente he aprendido de mis compañeros músicos, Jaime y Jose, y de todos los guitarristas y cantaores que han venido al programa a contar sobre el cante, la guitarra el baile. El flamenco nos sigue enseñando hoy a todos.

De nuevo, gracias Carlos y Ana, por hacer un libro necesario para el flamenco y darle esta visibilidad en otros ámbitos que no sean los tablaos, fiestas privadas, o casas.(En el post de la presentación hay más información sobre el libro) Nos habéis ilustrado en mucho con el libro, además de contar que el flamenco está en el cine, para la gran pantalla, y desde el respeto, sin que cambie su esencia y su identidad.

Patrimonio inmaterial de la humanidad, Unesco, ¿Qué más se puede pedir,? el reconocimiento de fuera está hecho, ¿Es el mismo el de dentro? ¿O acaso hay un gran número aún de personas que no lo ven igual?Leer la entrevista y ver mi nombre ha sido una grata sorpresa, y aunque aún no he encontrado el equipo necesario para llevar a cabo el sueño, espero y deseo que este 2020, me presente a las personas adecuadas y me guíe para ello. Me habéis recordado que los sueños están para cumplirlos, y no dejarlos en el lugar del olvido.

Mi sueño:QUIERO LLEVAR LA CASA DE BERNARDA ALBA AL CINE. Y contar una historia preciosa que corre como río debajo de cada palabra escrita por el poeta.